jueves, 7 de enero de 2010

Optimismo

Me escapo del día y me refugio de vez en vez a través de la noche queriendo que el sol nunca salga. Manejando a las 3:45 de la madrugada y ver que otros más van haciendo lo mismo que yo a esa hora me turba un poco: ¿cuántos estamos intentando escapar de lo mismo sin darnos cuenta? ¿cuántos somos fugitivos vagabundos, escondiéndonos de lo ordinario?

Al atravezar Gómez Farías sobre Insurgentes a la altura de la colonia San Rafael observo a una chica de aproximadamente 20 años caminar por ahi. El reloj marca las 4:00, mis ojeras marcan sueño y desvelo y su cara frustración, miedo y frio. No es una puta.

Bajé la ventanilla y como en mis peores tiempos pensé preguntarle cuanto cobraba, mi animalidad se escondió y le pregunté que si estaba bien. No quería voltear, pero dijo que si, que esperaba un taxi, le pregunté que si quería la podía acercar a donde fuera, yo llevaba rumbo norteño y ella al parecer también. Las noches frías y abrumadoras no son para chicas esperando taxi.

Todo el camino fuimos en silencio, como esos dos que salieron de hotel con un orgasmo frustrado y emputados porque a alguien se le ocurrió mencionar al ex que todavía le habla y el otro, machísimo por supuesto, le reventó un labio no sin antes decirle que era una puta. Incómodos por no saber que decirnos y con el aliento a medio cortar se me ocurrió decirle: las noches frías y abrumadoras no son para chicas esperando taxi. Contestó que ni era noche que ya era de mañana y que tampoco espera piedad de algún pendejo, que si alguien decidió darle un aventón fui yo mismo, ella nunca lo pidió. Guardé silencio.

Al llegar a Montevideo pregunté si la dejaba por ahi o a donde se dirigía, me pidió una disculpa y dijo que si quería podía llevarla a casa, mi casa, permitirle estancia, al siguiente día ni me daría cuenta de su presencia. Le contesté que tenía que salir muy temprano y no era mi tradición dejar a una desconocida durmiendo mientras yo me iba para regresar y encontrar vacío mi lugar. No pienso dejarte dormir y en dos horas abriré la regadera para entiviarte el agua y acompañarte en el baño... puedo irme contigo... no acostumbro dormir mucho, dijo tranquilamente y sin voltear a verme.

4 comentarios:

  1. eso te pasó rudy?? D: jaja oraleee que intenso!

    ResponderEliminar
  2. Hasta que nos desollen vamos a entender.

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo que tu eras el que no quería marcharse, recuerdo que estábamos en otro lugar tu sabes bien donde nadie deseaba desaparecer tu y yo en aquella madrugada fresca después de una lluvia torrencial ese día no llevabas auto te despediste me abrazaste con fuerza y dijiste que no te querías ir por que seguro a menos de la mitad del camino te sentirías triste me dieron ganas de llorar… NUNCA TE VOLVI A VER

    ResponderEliminar
  4. Me suena a la version femenina de ti, seguro hubieras hecho lo mismo.

    ResponderEliminar