lunes, 1 de noviembre de 2010

Quinceañera

Let all my memories be gone...

Me estoy obsesionando con una idea y ni las ideas ni las obsesiones son buenas...

Una conversación me decía que era yo un tipo maduro y yo me empecinaba a decir que no, que todo lo contrario. Esa misma conversación me decía que era yo un tipo responsable y yo me empecinaba a decir que no, que todo lo contrario. Esa misma conversación me sentó de un madrazo. La rocola dejó de sonar, los amigos voltearon todos la mirada hacia la conversación, el club de futbol América de México realizó el tercer gol ante unos desangelados Estudiantes (Tecos) de la Autónoma de Guadalajara y nadie puso atención a semejante anotación: "Deja de hacerte pendejo con tus dos años de duelo...". Las manos me sudaron y no pude dejar de ver las medias de red frente a mi. Subió y encajó sus tacones en mis rodillas para que yo viera profundamente mejor, ella no sabía que tenía la vista nublada y un poco de mareos.


Manejar toda la noche para saciar alguno de tus berrinches se convirtió en constante. Me gusta salir de tu casa en plena madrugada, tres, cuatro, cinco... la hora que sea. Encontrar la ciudad vacía y saber que soy el único que va saliendo de la mera perdición. De la perdición de la memoria, del deseo y de la mentira. Como nos encantaba mentirnos, creo que jamás terminamos de conocernos. Me obsesiona saber que pensarás ahora de mi. Si realmente te fui sincero si realmente me fui sincero. Todas esas noches que manejaba y sentía que en cualquier momento cerraba los ojos por el cansancio las disfruté como pocas. La tarde era insportable, llena de cansancio y ansiedad pero llegaba la noche y me fascinaba salir a hurtadillas a lo desconocido, a ti. Tu y behind the wheel, mil reproducciones por noche, mil deseos por noche.


Estoy confundido, tengo ganas de volver a sentir tantas cosas, pero el miedo me mata. Como poder despojarte de tus miedos, sin despojarte de ti mismo. Estoy lleno de pasado, recuerdos y pienso que si intento reinventarme, me quedaré en el medio y no seré ni el de ahora, ni el de mañana.

Recuerdo cuando éramos la novedad. Ahora estamos cansados y aburridos, como todo lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario