martes, 4 de enero de 2011

Diario de un sedentario

Como cada tercer día me corté en la mejilla derecha justo donde empieza la patilla. La navaja de afeitar que me regaló mi padre antes de que se fuera es venenosa como tú y le encanta encajarse en el mismo lugar.

El día no tuvo sobresaltos, como cada 17 días me quedé sin gasolina antes de atravesar Calzada La Virgen y tuve que empujar el coche antes de que algún agradable oficial de tránsito me levantara infracción por no tener dinero para cargarle con anterioridad. Tuve fuerzas para llegar a la misma gas en donde siempre recargo después de empujar, siempre cada 17 días.

Durante el trayecto le cedí el pasó a la misma chica que me sonríe todos los días a las 8:45 en el paso peatonal frente a la Cámara de Diputados. Después de darle el paso y lamentarme no tener los güevos para decirle que la llevo y faltar al trabajo le miento la madre como todos los días a los diputados. Mi grito es airado y lleno de coraje, agito la mano y el mismo barrendero me ve y se burla de mi diaria mofa.

El tipo que las primeras dos ocasiones lavó mi parabrisas ahora me ve y rodea el coche a la altura de Canal del Norte. Yo veo como el local de camisetas Monster es abierto por un par de tipos, hombre y mujer; él, medianamente apuesto, galán de barrio; ella, siempre usa playeras cortas que le permiten mostrar ese par de hoyuelos en la parte baja de su morena espalda (si tuviera amigos médicos les preguntaría como se llama esa cabidad tan sensual), como siempre le regalo un suspiro y un apretón de entrepierna.

Siempre al llegar mi espacio de estacionamiento está siendo ocupado por alguien más, hago coraje pero de manera derrotista, como todos los días, busco otro espacio aunque esté más alejado.

Acomodo la silla, la pruebo entusiasmado como si estuviera a punto de comprar el futón oriental que nunca compraré, me levanto y corro por un café; me gusta abrir las cucharas desechables y ser el primero en meter las manos entre las cucharas limpias.

El primer "enter" es a las nueve en punto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario