jueves, 27 de enero de 2011

Hablando de inversiones vía mensajería instantánea 2

O acuerdo sobre las invitaciones electrónicas.

Recibí una invitación electrónica para asistir al festejo de cumpleaños de un viejo amigo y noté que si no fuera usuario de semejante red social no me habrían avisado. Mi hermana desistió de tenerlo y tampoco le han avisado de varias actividades que desarrollan sus amigos. Me habría encantado ver a Balzac escribiendo en el muro de Victor Hugo.

El ser parte de la modernidad y tener esa invitación electrónica me da como bonificación el saber quien va a acudir y entre los asistentes está el tipo más pedante, altanero y poco cordial que en mi corta vida haya conocido. No hay nada mejor que no ir, aunque tal vez ponga mis arrogantes pies en ese lugar sólo para saludar al festejado y decir: me voy porque aqui...  el hedor es fuerte.

2 comentarios:

  1. Dile a Sandra que regreseeeee!!!

    Quise decir sí, a veces es mejor ausentarse de -ciertos lugares-, aunque sea sólo para no enterarse de -ciertas cosas-.

    Mjm mjm.

    ResponderEliminar
  2. Ya volvió... me dijo que sólo volvía por la manera en como tu lo habías exigido :)

    ResponderEliminar