lunes, 28 de marzo de 2011

Above you, below me...

Estoy peleado con la única que no debería, con mi cama... No nos llevamos bien, ella no me quiere y a mi no me cae muy bien. He intentado hacer las pases cientos de veces con ella y termina mandándome a dormir al sillón. Ella, como el macho que es en esta relación, se queda viendo los resúmenes deportivos hasta tarde y a mi me manda a dormir a otro lado.

Es fría y dura conmigo, no me brinda el calor necesario que un hombre como yo está acostumbrado a recibir y al contrario, yo en un comienzo le ofrecí todo mi cariño y mi persona a su disposición. Es triste pensar que gracias a eso ahora yo ande con el corazón hecho trizas, la mirada desencajada y unas ojeras enormes que hacen pensar que insomnio está a pelo pero no... es simplemente que mi cama no me quiere.

5 comentarios:

  1. Y también el hecho que este embrujada tu recamara, asi que son dos las q no te quieren ahí ya que cuando te vas ellas hacen el amor.Bueno solo son mentiras que pueden llegar a ser verdad.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez quien esté haciendo el amor, mientras no estoy, es la ausencia y el olvido. Cuando regreso están abrazados y no me queda espacio para entrar en tan pequeña cama.

    El muerto que me observa tal vez también los observe a ellos dos, es un voyeurista hecho y derecho que posiblemente aprendió de mi. Deberían de invitarme a sus tardes/noches de pasión para concretar el menage a trois. Ocupan mi cama y no son nada considerados conmigo.

    Mi querida Irene, me encantó tu comentario. Insisto en que tienes que sacar un blog. Es catártico y con este tipo de comentarios, caray estoy emocionado con lo que me espera :)

    ResponderEliminar
  3. Así es, por eso me reusó a dormir sola en esa habitación, porque las relaciones amorosas entre muertos y vivos no son de mi agrado.

    Y lo demás es cuestión de tiempo, deja que la ausencia y el olvido se amen, se harten y se gasten hasta dejarte nuevamente una cama en donde descansar.

    ResponderEliminar
  4. Yo, que soy el único vivo, no entro en esa relación. "Las tumbas son para los muertos, las flores para sentirse" bien reza la canción.

    Y creo que se ha acabó muy rápido esa relación entre la ausencia y el olvido. Sigo tardándome en quedarme dormido pero ya cerrando los ojos nada me despierta más que el sol al otro día. Si llego muy cansado ya no es el viejo martirio de estoy tan cansado que el cansancio no me deja dormir.

    Intenta dormir ahí nuevamente, verás que se ha renovado la vibra o tal vez era yo el único malvibroso ahí, ¿¡quién sabe!?

    ResponderEliminar
  5. Me da gusto que ya puedas dormir mejor,jajaja pues si talvz el malvibroso eras tú y talvz yo lleve a mi muerto esa noche y por eso pensé q estaba embrujada jajaja así que el día que vuelva a dormir ahí espero que duerma como ángel jajaja

    ResponderEliminar