sábado, 26 de marzo de 2011

¡La cerveza siempre ha sido el nuevo negro!

Mi papá es bien aburrido. Ayer me quedé a dormir en su departamento de soltero. Viernes, Jesus and Mary Chain, noche, ánimo y no tiene una sola cerveza en su refrigerador y en el cajón en donde esconde sus más preciados recuerdos no tiene nada de drogas. Si quiere volver a ser joven necesita comenzar por tener alcohol y drogas. Me tumbé a leer toda la noche hasta que por ahí de las dos me empezó a dar sueño y boté el libro, apagué la música y me dispuse a dormir. Unos minutos antes de las cuatro recibí un mensaje que no pude descifrar, pensé que eran amigos queriendo caer o que era número equivocado, no alcancé mis gafas y volví a dormir. Media hora después me dieron ganas de orinar. Lo que usualmente hago posterior a jalarle al vater es urgar en el refrigerador por algún refresco amargo y recordé que no estaba en mi casa, sino en el departamente del soltero menos soltero del mundo y menos arriesgado de la ciudad.

Regresé a la cama y no pude dormir. El mensaje decía: Suena Heartbeats y que me acuerdo de ti. Ahora resulta que con todo me acuerdo de ti. Me cagas. Ojalá que no te despierte.

Me volví a quedar dormido como a las seis, tal vez más tarde porque comenzaba a filtrarse una luz azulosa por la ventana. Prendió la lámpara automática (esas que detectan movimiento), tocaron a la puerta y el adormilado y pendejo que vive en mi fue a abrir. Una mujer de piernas larguísimas y más alta que yo ofrecía no se que madres, tuve un inmediato arrebato sexual. Lo demás, lo dejamos para la cruda que tengo ahorita, los discos que me robaron y el desmadre que se quedó. Me dio güeva recoger y finalmente, el refrigerador del soltero, ya tiene cervezas...

1 comentario:

  1. No decía ojalá, decía ójala. Cita correctamente.

    ResponderEliminar