domingo, 3 de abril de 2011

El Visisonor.

Los domingos son tan tristes como las llamadas de los padres a la casa donde ya no viven buscando cariño y compañía larga distancia con la hija que casi no ven y que extrañan. Los domingos son tan tristes como pedirle a alguien que no borre su facebook porque te aparenta proximidad. Los domingos son tan tristes como no saber donde dormir (y cómo hacerle para quedarse dormidos). Los domingos son tan tristes como buscar en google "Andrés Sánchez-Juárez". Los domingos son tan tristes como recordar los domingos en que tomábamos café antes de entrar "al aire".

No hay comentarios:

Publicar un comentario