jueves, 12 de mayo de 2011

De eso pido mi limosna...

Bájame el nivel de la nostalgia como yo te lo hago hasta llegar a los talones. Déjame seguir soñando despierto que tanto me gusta, soñarte despierto como quisiera verte y nunca me dejas. Deja de meterte en mi cabeza y métete mejor entre mis sábanas. Ya ponle un jodido nombre a esta historia de una vez. Esta pinche nostalgia va a terminar por reventarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario