lunes, 23 de mayo de 2011

Principio de exclusión

La proximidad cuerpo a cuerpo es la que realmente vale la pena. Cuando suspiras al oído y la distancia resulta inquietante es cuando todo se ha ganado. Las derrotas personales, el estado de ánimo, las puñaladas por la espalda no existen. El saberse que resguardas la espalda con tu pecho y que tus manos están cerca de la victoria que ofrece la cintura, la única resistencia que puede oponerse es la de recargarse un poco más hacia atrás sin que nadie nos mire, por eso de los celos y la envidia. Puedes hacerte medio paso para atrás, tampoco estamos tan retirados o puedes deslizarte un poco más hacía mi entre las sábanas. A ese lugar que siempre te ha correspondido.

3 comentarios:

  1. Escuchando tu postal musical queda fenomenal. Sin que esté relacionado con nada, me subió el ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Zyan: Que bien que te haya ido junto con la canción. Será difícil encontrar otra postal tan buena. Gracias.

    Mi queridísima Miss Xiuhtic: Que bien que te haya gustao', gracias, tiene encanto. Ahora que lo he releído me convenció. El andar desvelado usualmente me traen cosas buenas :)

    ResponderEliminar