sábado, 4 de junio de 2011

Que pretendes...

Y todo el lugar se quedó impregnado del aroma de las uvas. Siempre al regresar me envuelvo entre las sábanas que acabaron teñidas y me quedo profundamente dormido. Entre sueños siento que levito y toda la espesura que antes había mientras dormía se ha ido. Sigo viendo nuestro reflejo en el espejo y sigo recorriendo tu espalda con mis manos. Vuelve a poner tus manos sobre mi pecho, vuelve a hacerme sentir cerca de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario