sábado, 17 de septiembre de 2011

14/15 - 22

Me hiciste subir con los ojos vendados entre la oscuridad. No veía nada, sólo sentía tu mano sujetando la mía fuertemente y una esponjada bola de pelos meterse entre mis piernas. Nunca pensé estar listo para poder ver y cuando me retiraste lo que enceguecía mi vista mis ojos estaban apretados, espantados y nerviosos, tenían miedo a ver y a sentir; brincaron apoyando sus dos pies fuertemente sobre el piso, respiraron profundo y al entreabrirse lo primero que lograron observar fue tu sonrisa, inmensa y reluciente como siempre. Tu mirada asombrada no podía creer que estuviera ahí y que estuviéramos tan nerviosos (mis ojos y yo). Al abrir por completo los ojos fuego pasó por mi vista. Todo era luz resplandeciente en medio de la oscuridad, la piel se me encrespó y mi vida se aventó al completo vacío, ese vacío que está lleno de vidas enteras, de placer absoluto. Mi piel sentía miles de manos encima, mis ojos no paraban de observar con las pupilas dilatadas, mis manos sentían placer absoluto: tu piel.

Cuando por fin logré calmarme me di cuenta que tu seguías ahí, conmigo. Observándome con ternura y haciéndome caer en cuenta que nunca me dejarías caer. Todas esas manos, todo esa luz vigorosa y llena de fuego, la piel erizada y demás era por tenerte tan cerca, tan abierta y yo tan dentro de ti. Nos sentamos, observamos la luna moverse, primero frente a nosotros, luego ser un foco inmenso justo arriba de nuestras cabezas para terminar dándonos la espalda. La noche pasó fugaz, quería que fuera interminable. Sólo el frío me hacía sentir que no estaba soñando, que todo era verdad.  Tu voz fue arrullándome, guiándome entre los muertos para encontrar el descanso anhelado, el sueño que tanto busqué y cuando por fin encontramos el lugar depositaste mi cabeza entre tus piernas, acariciaste mi nuca y me cerraste los ojos. Dormí y soñé contigo y al despertar ahí seguías, tan despierta y con la misma mirada atónita y hermosa, inmovil, siempre cuidando mi sueño y mi amor por ti.

2 comentarios:

  1. Al leerte parece que estaba admirando una pintura extraña pero fascinante...me gusta

    P.D. Descanso no es con "z" asombrada no es con "z"

    ResponderEliminar