martes, 18 de octubre de 2011

Sueño nostalgia...

Nostalgia es seguir dando vueltas para no dejar de ver el número 136. Abrir los brazos, sentir el aire y aullar. Seguir pedaleando hacia casa y sentir que doy vueltas en círculos, volver a ver el 136 y pedalear más fuerte para llegar rápido y volver a ver el 136. Sentir que la vida es un sueño y que en algún momento tenemos que despertar. En algún momento el pintor, como Pao Cheng, nos dejará de ver desnudos y el sueño terminará. El problema es que hoy me desperté y me di cuenta que continuaba bajo esa ensoñación. No creo que me sea tan problemático continuar adormilado, presa de la narcolepsia que me provoca quedarme dormido en el estacionamiento del vips; que cuando abra los ojos estés dormida en mis piernas, dejarme dominar por el sueño y volverlos a cerrar, volver a parpadear y sentir tu mirada metida en mi, tu despierta yo dormido o tu dormida y yo soñando. No se.

Cuando finalmente creí que estaba despierto me di cuenta que seguía soñando, ese sueño que cuando era pequeño me enseñaron a soñar. El de ver la ciudad a media luz, con una tonalidad rosada en el cielo. Mi padre sujetándome de la mano y con la otra mostrándome y enseñándome cada punto luminoso de la ciudad. Eso ya te lo sabes de memoria, porque, no se si en el sueño o en la realidad, estuviste ahí conmigo.

4 comentarios:

  1. Dejarte llevar te da una gran sensibilidad, se siente que estás descubriendo caminos nuevos. Hermoso escrito para ponerse a soñar.

    ResponderEliminar
  2. Ah! y celebro que regresó tu musa inspiradora...espero se quede... con tu satisfacción, obviamente,

    ResponderEliminar
  3. Zyanya... tu conoces todos los caminos que voy descubriendo!! :D

    Llanero: me gusta anudarte la garganta!

    ResponderEliminar