martes, 29 de noviembre de 2011

Apuntes para perderse en la Ruta Karheiba (vol. 1)

Me quitaste el vendaje de los ojos y al hacerlo la inmensidad me abrumó. La historia del que alguna ocasión fui, caminando por entre la espuma marina, me erizó toda la piel. Sentir como estás al pendiente de mis pasos, al pendiente de mis miradas y de mis anhelos me llenó el corazón. Cuando comenzaste a caminar por entre tus letras, con un poco de temor por la oscuridad de tus pensamientos y la incertidumbre de mi reacción, me hizo sentirme más vivo que nunca. Bajaste la luna, le amarraste un pequeño cordón a uno de sus cuernos y el otro extremo del pequeño hilo lo amarraste a mi dedo anular. A manera de anillo me regalaste la luna y yo como infante que me sentí volqué mis sentimientos y mis lagrimas como agradecimiento. Has hecho darme cuenta de mis errores y quiero aprender de ellos y sobre todo de ti. Estás poniendo un poco de saliva en cada una de mis heridas y sanándolas como cuando éramos pequeños, como cuando nada dolía. Me has enseñado que también puedo lastimarte pero que con un poco de convicción y agallas puedo ponerle también un poco de saliva a tus heridas y hacerlas sanar, hoy aprendí a como no volver a hacerlo, a procurarte felicidad.

Quiero crecer contigo, quiero verte alcanzar tus metas, quiero impulsarte a lograrlo. Y esté en la posición que esté, siempre vas a contar con mi amor y mi devoción...

(si, puntos suspensivos por todo lo que falta. Ésto, ésto va hasta el infinito...)

2 comentarios:

  1. ... sabemos que algo bueno saldrá de todo esto, como un par de cuadernos inundados de tinta, emociones, memorias, momentos, lunas, soles mar, arena, inmensidad, profundidad, azules, negros, verdes, morados, dorados, blancos, toda una obra de arte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es toda una obra de arte, inagotable, interminable, infinita :)

      Eliminar