jueves, 17 de noviembre de 2011

Le vendería mi alma al diablo por encamarme contigo hasta que salga el sol de mañana. Pero como vender el alma no es poco, me pondría exigente y sería, cuando menos, hasta el lunes. Después de eso que haga el pinche Diablo lo que quiera conmigo...

2 comentarios: