domingo, 6 de noviembre de 2011

Amores que matan nunca mueren...

(O qué bien te ves con esas medias negras y los ojos ligeramente delineados)

Vente a dormir conmigo porque no tengo ganas de hacerlo solo. La noche no tiene ganas de cobijarme y nadie lo hace mejor que tú. Los rasguños en tus manos y piernas serán cubiertos y sanados por estas manos, a veces terzas, a veces rudas; serán justo como tú las necesites.

Quisiera amainar tu desesperación y tu estrés pero no se como. Intento e intento pero todas esas ocasiones se quedan sólo en intentos fallidos. Hoy no dormiré pensando en acertar en el blanco, cuando lo haga explotaremos y nos daremos cuenta que todos esos disparos que no acertaron fueron parte de vivirte, de vivirnos y de vivir.

No dejo de pensar en todo lo que vertí en mis sueños, tan llenos de erotismo como de calma paz. Quiero dejar de tener estas pesadillas que sólo hacen que me duela el estómago y que, finalmente, pueda mostrarme como tantas veces sólo tú has logrado verme: pleno.

No quiero que amanezca ni tampoco que anochezca. No quiero que termine de sonar la misma canción de Miguel Bosé. No quiero colgar la bocina del auricular y tampoco quiero cerrar la puerta. No quiero irme sin decirte que te amo y no quiero decir adiós. No quiero llegar al vacío de las habitaciones sin olor. No quiero lunes con desvelo, desgano y párpados hinchados. Quiero tranquilidad, la misma que todas las mañanas le pido que te de y que intento, igualmente, darte cada ocasión que tus ojos me dicen: quiero recostarme en tus piernas mientras conduces hasta el infinito de mi vida.

6 comentarios:

  1. Quiero susurrate una vida entera y contarte como se puede llegar a ella, quiero contar las días que me pasas por las cabeza, quiero que no amanezca ni anochezca .. solo quedarnos con la media luz de las farolas ...

    ResponderEliminar
  2. Hazlo, hagámoslo. Mis oídos son tuyos, quiero la vida con esa luz tenue, tranquilizante de tus farolas, de tu vida en la mia :)

    ResponderEliminar