jueves, 20 de diciembre de 2012

Debajo de la rueda...

Me da miedo quedarme dormido. La última ocasión que le escribí a los sueños era cuando nos llevábamos bien, que de eso ya tiene mucho. Para mi el sueño y la nostalgia son como mis mejores amigos: me dejan de ver mucho tiempo pero cuando regresan es como si nunca nos hubiéramos dejado de ver. Pero a veces vienen con las verdades absolutas; con toda la sinceridad, de esa que no peca pero mata.

El sueño comienza a apoderarse de mi, lentamente, y no quiero cerrar los ojos.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Anyways...

Sentí el viento frío sobre mis mejillas y mis pies sentían las imperfecciones del uniforme camino. La última ocasión que grité a las orillas del rio fue esa vieja ocasión cuando, aún infante, decidí correr ladera abajo sobre el pasto. ¿Recuerdas que caí de rodillas y me levanté? Voltee a verte y sin fijar atención en lo que hacía volví colina abajo. Llegué y mojé mis frías y humedecidas mejillas por las lágrimas, ahogué el ardor de los huesos y lave la sangre que corría entre mis pantorrillas. Me desnudé y calé el agua con los dedos de los pies que se amorataron rápidamente. Lentamente mis pantorrillas fueron parte del agua y finalmente las ya ligeramente hinchadas rodillas. Cuando el agua alcanzó mis ingles, mis pezones sufrían ya una erección multitudinaria y cuando el ombligo se vio sumergido me ruboricé un poco al sentir electricidad justo debajo de la espalda y antes de las nalgas, en ese lugar que se me eriza en forma de diamante cuando me muerdes la nuca. Al llegar al cuello, sabía que todo estaba perdido, la conciencia fue más allá del agua y los peces, que comenzaban a juguetear entre mis muslos indicaron el camino a seguir. Al tapar mi boca, el agua comenzó a jugar con mis fosas nasales y mis ojos, ligeramente ansiosos, sabían que el momento había llegado. Finalmente la cabeza, la que pocas veces ocupé. El corazón ya frío al igual que las otras partes del cuerpo, fue el último en dejar de luchar, todo yo estaba perdido menos él.

Finalmente me impulsé bruscamente hacía arriba intentando subir y tomar una bocanada de aire puro, lo único que ingerí fue la esencia de la debilidad, el dulce olor de la perdición. Me embriagó el sabor de la derrota.

Perdí, pero sé que mi próxima victoria será la más dulce, sin importar cuanto tiempo tome.


domingo, 2 de diciembre de 2012

Play it, Sam...

Me está dando vueltas la cabeza. Sé que me estás olvidado y es algo natural; dejar el agua correr. Yo siempre he indicado que todo debe de fluir y nunca lo he podido llevar a cabo. Me gusta ver como las personas que amo fluyen y yo lo intento, no lo niego, pero en esta ocasión me hubiera gustado fluir contigo.

Me duele leerte, me duele saber que tus ojos miran en otra dirección, a otra persona. Me duele no poder compartir mi incertidumbre sin sentir tu molestia, me duele siquiera buscarte y sentir tu molestia. Mi corazón retumba y mi estómago se adormece. El dolor es una arma de doble filo porque me está cortando por dentro y por fuera. No sé si mi malestar viene de del exterior o de mi interior, como el dolor.

Hoy vi Casablanca y me senté en el sillón como cuando vimos películas juntos en casa. Sentado, con los pies sobre el descansa brazos sentí la caricia leve y dulce de tus dedos tocando de arriba a abajo sobre mi rostro, desde la parte alta de la frente hasta debajo de la barbilla. Supuse que te habría gustado verla conmigo, supuse que me habrías amado más y que, al finalizar, me habrías volteado a ver y me habrías dicho que te gustó mucho y que me amabas, nos habríamos besado después de este diálogo:

"Ilsa: [laughs ironically] With the whole world crumbling, we pick this time to fall in love. 
Rick: Yeah, it's pretty bad timing. Where were you, say, ten years ago? 
Ilsa: [trying to be cheerful] Ten years ago? Well, let's see... 
[remembers, smiles
Ilsa: Oh, yes, I was having a brace put on my teeth. Where were you? 
Rick: Looking for a job." 


y habríamos coincidido en que tiene muchos puntos en común con nosotros dos.

Le haces falta a mi vida, le haces falta a mi domingo, le haces falta a mi mente y le haces falta a mis confusiones, nunca hubo nadie como tú para decirme como reírme de la adversidad.

Te extraño...


domingo, 18 de noviembre de 2012

Con piel calmamos los miedos

Me estoy rompiendo por dentro: estoy lleno de estrés, trabajo, sin poder dormir, presiones, irritable, neurótico, debastado, problemas familiares, soledad, sin comer bien, problemas digestivos; con mi dentadura, dolencias por varios lados del cuerpo que aparecen y desaparecen, malas noticias, regaños, malas decisiones, más regaños por las malas decisiones, llanto contenido, buitres esperando a pegar la primer mordida, uñas largas, falta de tiempo, dolor en la espalda, fatiga casi crónica y cuando pareciera que nada puede estar peor una tarde con mi persona favorita me permite sonreír y ver que, aunque esté todo oscuro y me diga "no te veo" ambos sabemos que ahí estamos, el uno para el otro, llenos de cariño y de sonrisas y de buenos ratos.

Freed us eventually just need to be happy, happy
But everything must go...


sábado, 3 de noviembre de 2012

Nadie dijo que sería fácil pt.2

A veces quisiera ser alguien más, con otra piel, con otro cuerpo, con unos ojos distintos  (para mirarte distinto), con una nariz más grande y más fea, con una boca más tosca y menos invisible y, sobre todo, con unos oídos más pequeños, que dejaran de escuchar y dejaran de llevarme todo aquello que no quiero escuchar. Aunque también lo pienso y los ojos se han convertido en una manera de leerte, de verme marchito y con la piel como va cayendo de a poco, hasta convertirme en el hombre del traje invisible.

Luego intento olvidar pero mis ojos cerrados siguen viendo, ven el pasado y ven todo lo que sentí, ven lo que soñé y ven lo que puse en juego. Con los ojos cerrados mis ojos me toman el pelo porque me hacen sentir mal y el dolor en el estómago se incrementa aún cuando una noche atrás los apreté muchísimo pensando: no voy a sentir, no voy a sentir, no voy a sentir y con ellos entregados al mar de las lágrimas la boca sonreía y me decía a mi mismo: serás mejor, dejarás atrás esos errores que te hicieron tropezar y, por qué no, te volverás frío como ese viejo que camina la calle empedrada con los pies descalzos.

Hoy me dije todo el día con una irónica sonrisa en la boca y con un tremendo hueco en el estómago: Rudyard; perdiste, Rudyard; olvídate, Rudyard; eres peor que ayer y al final acabo diciendo: Rudyard; nunca vas a poder con tanto amor desperdiciado dentro de ti...

Nadie dijo que sería fácil...

P.D. Cierro los ojos fuertemente para no dejar escurrir nada de entre las arrugas que se forman y pienso: Rudyard; ¿algún día dejarás de sentirte así de solo? ¿algún día dejarás de decepcionar a la gente? pero sobre todo: ¿cuándo aprenderás?

 Extraño, si... mucho.

jueves, 1 de noviembre de 2012

domingo, 28 de octubre de 2012

De la serie: Ground control to Major Tom (pt. 1)

Now she walks through her sunken dream...
To the seat with the clearest view

But the film is a saddening bore
'Cause I wrote it ten times or more

Yo te lo presenté y me gustó haberlo hecho, recuerdo la noche, recuerdo el momento, recuerdo como comenzaba a amencer, fue justo antes de tomarte de la mano y decirte: vente, durmamos juntos. Ebrios de vanidad, de intimidad, de florecer. Ebrios de la vida que no sabíamos que nos esperaba.

Después despertamos y nos hicimos los dormidos y platicamos por horas con pequeños coqueteos y caricias. Y hoy lo soñé, vívidamente, nítidamente. También soñé que ibas por mi a casa de mi abuela. Soñé que llegabas por mi, menajenando este viejo auto rojo y tocabas a la puerta, toquidos desesperados y cuando salía estabas muy sonriente y no decías nada, sólo movías la cabeza guiñando el ojo en situación de: vámonos.

Ya arriba me decías que te había costado trabajo y que finalmente lo que querías estaba ahí; nunca supe donde ahí pero figuré que era en ese asiento, el del conductor, riendo mientras yo subía los pies al parabrisas y te decía: "son huellas de un gato, mira".

Después, desde fuera, como si me hubiera desprendido observaba el asiento del copiloto vacío y tu manejabas sola, muy sonriente. Cantando: "It's the freakiest show"

Tributo:
"Buuu estamos haciendo un mural de 5X6 mts para lo de lasofrendas es muy divertido pd no me respondas te quiero loco"

sábado, 27 de octubre de 2012

Sueño

Soñé que veíamos "Las alas del deseo" juntos y que me acompañabas al chopo y encontrábamos el disco de Minimal Compact y el de Tuxedomoon y que ambos te encantaban; me contaste (en el sueño) una tremenda historia de When I Go y me hacías llorar y luego secabas mis lágrimas en medio de todos y nos reíamos mucho. Comprábamos el disco y nos íbamos a una casa, no se dónde ni de quién era, pero llegábamos, lo escuchábamos y veíamos "Tan lejos, tan cerca" y te quedabas dormida escuchando a Minimal Compact.

Sé que no conoces la canción. Espero que te guste.

martes, 23 de octubre de 2012

All those yesterday...

Tacones altos, medias de red, pestañas enchinadas, zapatos "bostonianos" lustrados, blazers de Suburbia, colonia barata, perfume a pagos, arrugas debajo de los ojos, abdomen prominente y aliento a chicle y dientes mal lavados por más de 37 años, más o menos.

Pudieron haber sido más pero el amor no correspondido tiene un triste final, el de las miradas desgastadas, el de las manos apretadas. Pudieron haber sido más pero el amor no correspondido tiene un triste final, el de la incertidumbre, el de la soledad, el de las lunas que lloran las despedidas. Pudieron haber sido más pero el amor no correspondido tiene un triste final, el que vuelve de las cenizas en algún momento, cuando alguien más ya las apagó. Pudieron haber sido más pero el amor no correspondido tiene un triste final, juega con fuego, juega con hielo y juega con todas las ambivalencias imaginables.

Furtivamente tocaba mi pecho, despacio, simulando que ni ella ni yo nos dábamos cuenta. Algunos tal vez le llamen fantasía post muerte en vida, yo le llamaría un grito desesperado por pasión en cuerpos que cada vez están más decadentes y se aferran a seguir siendo estéticos, aunque la verdadera estética no esté debajo de las pantaletas, sino dentro de los ojos, esos que algunas fueron jóvenes y no tuvieron arrugas, que fueron deseados ahora son olvidados y enjuiciados por el paso del tiempo. Pero aún existimos una rara especie que sabemos valorar lo que se ha visto, lo que se ha sentido y sobre todo lo que han hecho sentir. Nunca despreciaré una mirada cansada porque en ella vive aquella que alguna ocasión despreció y ahora está triste de haberlo hecho. Vive la pura experiencia, la de los besos con olor a madera un poco putrefacta pero lividinosos y  candentes, jamás áridos como los de un joven bachiller.

Hoy es la noche más triste del año. Es la noche que te soñé despierto y no te lo pude contar, es la noche en que llegué a mirarme al espejo sin tenerte detrás, es la noche en que dormiré pensando en ti a sabiendas que debo dejar de hacerlo...


jueves, 18 de octubre de 2012

Una hermosa ilustración...

Stop the night
Hold me tight
Holy girl

Sin poder dormir doy vueltas, miro por aquí y por allá, prendo y apago todo, vuelvo a dar vueltas, mi cabeza se desprende de mi, se levanta, bebe agua, regresa. Vuelve a amanecer, el sol sale, me levanto me miro en el espejo, arrugado, irreconocible. A veces creo que yo dejé de ser yo ayer por la noche y que cada mañana se levanta alguien nuevo, que no soy yo.

Camino en círculos, corro para alcanzar algo que no sé que es. Me detengo respiro con dificultad y encamino el paso rápido nuevamente, vuelvo a detenerme y miro atrás todo lo que se quedó en el pasado y miro al frente y sólo un velo negro está presente, lo abarca todo y no me permite ver más. ¿Qué sentido tiene cotinuar por la ruta que nos han enseñado si no tiene sentido ni fin?

Stay with me
I feel sad
When you run

Gente, montones de gente buscando la infelicidad en el todo. ¿Por qué corremos, por qué nos movemos todos en un mismo sentido? El de al lado me golpea, el de atrás me empuja, la de enfrente me pone el pie, todos lastimándonos. ¿Qué sentido tiene lastimarnos. Lastimar al que nisiquiera conoces, al que quieres, al que pensaste que podrías odiar?

Y cuando pareciera que nada puede estar peor, de entre las hojas que caen de los árboles comienzan a caer lápices de colores y pinturas y llueve un montón de tinta que pinta mis ropas y mi piel, indeleblemente y comienzan a caer hojas de papel del cielo; dibujos con rostros, figuras desnudas, cuerpos conocidos, piernas con pies descalzos, manos soñadoras, sin arrugas pero con mucha emotividad y, a lo lejos, al centro del velo impenetrable, aparece la luz, multicolor, la que te hace volver a sentir, la que te permite dormir, la que, aunque sabes que no te pertenece, te permite ver y darle sentido a la nada, al todo.

Don't wake up

I feel strange
When you go



A solas con el mundo 2

But build my world besides you 
Watching you draw a line

martes, 16 de octubre de 2012

A solas con el mundo...

...y nadie encuentra al
otro
pero siguen
buscando
de cama
en cama.
la carne cubre
el hueso y la
carne busca
algo más que
carne...
 Extracto "A solas con el mundo"Charles Bukowski

domingo, 30 de septiembre de 2012

La nostalgia del estómago vacío.

Me siento lleno de nostalgia; las cantinas están vacías, mi rodilla duele y mi estómago tiene un hueco circular. No tengo ganas de hacer nada y este fin de semana se ha convertido en un pequeño apocalipsis personal que quisiera derretir como la mantequilla en la sartén previo a preparar hot cakes.

No quiero amanecer y pensar que mañana es lunes y que todo vuelve a la normalidad porque no me gusta mi normalidad. Me gustan esos sobresaltos a tu lado, esos brincos en la lluvia y esas noches frías llenas de locura. Estoy perdido.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Hidden Faces...

Betka puso la mano sobre a rodilla de Baba y palpó los ángulos de los huesos que la formaban, pequeños y puntiagudos, a través de la ligera tela de los pantalones. Después, con las manos unidas, ambos se miraron en silencio, y Betka descubrió por primera vez la infinita fuente de ternura que puede haber en tal caricia. Siempre acosada y atribulada, siempre arrancando estremecedoras pizcas de placer de una vida mordida por la ansiedad, había necesitado que el vacío de la eternidad se abriese ante ella para que le fuese posible experimentar, al fin, el misterio de la pasión de dos manos que se oprimen, ambas con los desnudos cuerpos de las coyunturas de los dedos moviéndose lentamente centenares de veces para entretenerse en infinitas combinaciones, lubrificadas por las lágrimas, sin alfojar su presión ni durante un solo instante.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Quédate a dormir

"¡Y nada va a pasar que no queramos tú y yo!"

Un día tus ojos me llevarán a la inmortalidad. Ven a abrazarme que me derrito por quedarme dormido y sólo tú tienes la capacidad de darme esa tranquilidad.

Me gusta escuchar tu nombre con mi voz y escuchar mi nombre salir de tus labios, el movimiento calmo, pausado y cadencioso de tu boca moverse pronunciando mi nombre; la velocidad del sonido juega conmigo: primero se mueven tus labios y lentamente llega el sonido a mis oídos acariciándolos, penetrándolos. Después, al estar dentro, una explosión de placer nace dentro de mi, mis ojos se mueven sin sentido dentro de sus cuencas y tú te das cuenta del éxtasis que me provoca escucharte.

Hoy me guardé esa dicha, misma que no me deja dormir porque te imagino con los ojos cerrados, con los labios ligeramente entreabiertos, con un poco de saliva lubricando los dientes y una respiración acompasada con tu pecho; tu corazón ardiente espera por ser sujetado por la palma de mi mano, esa palma que soporta el más ardiente de los calores: el tuyo.

jueves, 5 de julio de 2012

The Revolution will not be televised


You will not be able to stay home, brother.
You will not be able to plug in, turn on and cop out.
You will not be able to lose yourself on skag and skip,
Skip out for beer during commercials,
Because the revolution will not be televised.

The revolution will not be televised.
The revolution will not be brought to you by Xerox
In 4 parts without commercial interruptions.
The revolution will not show you pictures of Nixon
blowing a bugle and leading a charge by John
Mitchell, General Abrams and Spiro Agnew to eat
hog maws confiscated from a Harlem sanctuary.
The revolution will not be televised.

The revolution will not be brought to you by the
Schaefer Award Theatre and will not star Natalie
Woods and Steve McQueen or Bullwinkle and Julia.
The revolution will not give your mouth sex appeal.
The revolution will not get rid of the nubs.
The revolution will not make you look five pounds
thinner, because the revolution will not be televised, Brother.

There will be no pictures of you and Willie May
pushing that shopping cart down the block on the dead run,
or trying to slide that color television into a stolen ambulance.
NBC will not be able predict the winner at 8:32
or report from 29 districts.
The revolution will not be televised.

There will be no pictures of pigs shooting down
brothers in the instant replay.
There will be no pictures of pigs shooting down
brothers in the instant replay.
There will be no pictures of Whitney Young being
run out of Harlem on a rail with a brand new process.
There will be no slow motion or still life of Roy
Wilkens strolling through Watts in a Red, Black and
Green liberation jumpsuit that he had been saving
For just the proper occasion.

Green Acres, The Beverly Hillbillies, and Hooterville
Junction will no longer be so damned relevant, and
women will not care if Dick finally gets down with
Jane on Search for Tomorrow because Black people
will be in the street looking for a brighter day.
The revolution will not be televised.

There will be no highlights on the eleven o'clock
news and no pictures of hairy armed women
liberationists and Jackie Onassis blowing her nose.
The theme song will not be written by Jim Webb,
Francis Scott Key, nor sung by Glen Campbell, Tom
Jones, Johnny Cash, Englebert Humperdink, or the Rare Earth.
The revolution will not be televised.

The revolution will not be right back after a message
bbout a white tornado, white lightning, or white people.
You will not have to worry about a dove in your
bedroom, a tiger in your tank, or the giant in your toilet bowl.
The revolution will not go better with Coke.
The revolution will not fight the germs that may cause bad breath.
The revolution will put you in the driver's seat.

The revolution will not be televised, will not be televised,
will not be televised, will not be televised.
The revolution will be no re-run brothers;
The revolution will be live.

Gil Scott-Heron

jueves, 21 de junio de 2012

Lejos de Veracruz VI

(O... you scare me to death...)
- ¿A qué me condenas? -pregunto temeroso- ¿Se puede saber a qué me condenas?
- A tener insomnio y escribir sin descanso alguno. A eso te condeno.
Doy un grito de horror.
-¿Por qué le mataste? -me pregunta con voz muy firme.
No respondo.
Entonces insiste, repite la pregunta:
-¿Por qué mataste a Dios?
-Lo maté porque era de Badajoz.
Y añado, sonriendo de una manera infinitamente seria, evocando antiguas alegrías secretas de Moctezuma:
-Es que soy de Veracruz.


domingo, 17 de junio de 2012

Lejos de Veracruz V

"A veces imagino que me voy.
Viajo entonces en una especie de ensueño.
Vuelvo, por ejemplo, a robarle el peine a Botero, y con ese peine, convertido de pronto en peligrosa arma de cinco filos, persigo por Veracruz al culpable de todos mis males y desgracias, persigo por todo el puerto al marino al que he confundido con Dios, y acabo iniciando un trágico descenso a los infiernos del muelle en el que voy a matarlo.
Otras veces, como hace rato, imagino que doblego el maldito insomnio de esta noche y quedo derrumbado por el sueño entre las páginas de este cuaderno.
Entonces también mi viaje, en este caso inmóvil, es una especie de ensueño."

Lejos de Veracruz IV

"Hoy mi persona sólo es la sombra de la sombra de una persona que, con toda la razón del mundo, se ha distanciado mucho de la vida y de sus heridas insensatas, y el premio natural a esto ha sido la fiesta de la escritura secreta de este cuaderno de los tres Tenorio, pero también esa incapacidad, que he creado en los demás, de sentir conmigo."

Lejos de Veracruz III

"... mientras me digo que tal vez el insomnio cuadre mucho con mi carácter, con esa forma de ser mía por la que atiendo a todo soñando siempre y vivo con la pena de no ser otro -sólo puedo serlo si escribo, entonces soy Antonio- y la añoranza de lo que jamás ha existido."

Lejos de Veracruz II

"Aquello fue como si me hubieran disparado una bala entre los ojos. Tuve la impresión de que aquella imagen de gran belleza se había incrustado para siempre en el centro de mis pensamientos y que sería ya del todo imposible intentar olvidarla algún día."

martes, 29 de mayo de 2012

Todo se llama como tú (lágrimas negras)...

Me desperté con pesadez. Me probé un par de zapatos nuevos, café, ligeramente apretados, pensé que la piel cederá. El baño fue rápido, la tardanza apremiaba. El camino fue estresante. La natación me ha convertido en una mejor persona. Llamarte por las mañanas siempre ha sido un placer en exceso culpable (culpablemente delicioso). Abordaste, nos observamos: miradas apresuradas. Corrimos, burlamos y engañamos a nuestros perseguidores. Nadamos como nunca, tu siempre sirena y yo siempre intentando cazarte. Al salir tu cuerpo radiante, cabello mojado, ojos brillantes, cuerpo bamboleante y enervante. Caminamos, lentos, cansados. Desayunamos como siempre y como nunca; siempre delicioso y cada vez diferente. Buen equipo siempre hemos sido: mientras uno enjabona el otro enjuaga. Calor, mucho calor. Tiempo ausente explotado al máximo. Incomodidad, incredulidad. Renuncias, estrés liberado. Toluquita la Bella. Cantina vigorosa y sudorosa, como nosotros en medio del calor, debajo del sol radiante. Cervezas; una, dos, tres... lengua liberada, oídos prestos, bocas beligerantes. Salir, azotar las puertas de vaivén. Entrar por el postre, ebrios, llenos de felicidad y ansiedad. Risas, muchas risas: ¡oh! es tu cumpleaños, ¡oh! es mi cumpleaños. No importa el día, estamos juntos. Regreso, planes, sexo, sudor, lágrimas, palabras, muchas palabras; más de las que quisiera escuchar. Amor, mucho amor; el que siempre espero poseer. Regalos, nunca terminan los regalos, no importa de quien y hacia quien van. Te regalo mi vida, mi luna, mi ciudad. Te regalo mi nombre, mi historia, mi cuerpo. Te regalo todas las veces que no lo logré y todas aquellas que logré hacerte sonreír. Noche, luna y una promesa; infinita, eterna, enorme. Yo estoy aquí, esperando que sea mañana.
Te regalé luciérnagas que salieron de mis dedos y la ciudad entera. Todo se llama como tú y nadie lo sabe, sólo tú y yo. El 28 de mayo es tuyo y el día lo confirmó.

sábado, 26 de mayo de 2012

Pensamientos en modo aleatorio...

Nunca me cayó bien Saramago ni Carlos Fuentes; tampoco leí con voracidad a Paz. García Márquez siempre me pareció demasiado infantil, soso incluso. Cortázar pretencioso igual que Poniatowska (¿está bien escrito?, tengo flojera de gugulearlo). Tampoco soy culto ni mucho menos inteligente como para hacer una tesis del por que, es sólo así, como cuando se te antoja un helado de chongos zamoranos con jarabe de chocolate recubriéndolo en modalidad tres marías (si, como ese paraíso de las quesadillas y los motocicletas próximo a Cuernavaca, Morelos).

Cuando uno está molesto (tan aleatorio como este texto), todos estos escritores, todos tus amigos, hermanos, hermanas y padres se pueden ir a chingar a su madre, incluyendo ex novios y ex novias y ex fajes y ex amantes y ex perros y ex perras y ex primos y ex amigos y los próximos que serán exes también. Pero cuando uno ya despepitó contra todos, y todos están extrañados porque el que nunca explota y todo lo puede explotó, es momento de arrepentirse. Y es que me siento como ese pequeño preso político que no hizo nada más que expresarse pero que por alguna manera preferiría haberse guardado sus palabras y estar en casa tomándose un seis de tecates. Aunque, pensándolo bien, todos aquellos que nos arrepentimos por lo que expresamos somos unos malos ciudadanos. Porque debiera de estar orgulloso de mi mismo y tener el pecho erguido y sentir el viento fresco de un sábado por la mañana y pensar: todo lo que he dicho tiene sentido y estoy parado aquí porque aquí es donde debo de estar. ¿Será acaso que no estoy hecho para formular discursos subversivos y menos para encarar al adversario...? ¿Será que estoy hecho para ser doblegado ante la adversidad y poner la cabeza gacha mientras la vida pasa...? ¿Será que estoy hecho para no reclamar y permitir que el adversario me pisotee y me pase de pendejo...?

Espero que algún día, tantos pensamientos aleatorios, me lleven a la respuesta correcta.


viernes, 25 de mayo de 2012

Un viernes...

Un viernes por la noche descubrí el significado de la palabra sensación. Un viernes comenzó la revolución. Un viernes jugué a ser hombre. Un viernes descubrí de lo que somos capaces. Un viernes mi corazón se agitó y se desbocó, de tal manera, que se fue a vivir fuera de mi. Un viernes te descubrí; tus piernas, tu cuerpo, tus besos... Tu alma. Un viernes me renové; justo antes de morir. Un viernes sentí que la noche era mía y que el cielo era poco y que el tiempo era nada.

martes, 22 de mayo de 2012

Somos la sociedad que nació para ser oprimida (deprimida)...

Si usted es habitual de este ligeramente rencoroso y olvidado lugar, amable (y único) lector, sabrá que aquí se evitan modas, tendencias o brechas que nublen nuestro enfoque; ¿qué cual es nuestro enfoque? el enfoque de estar completamente desenfocados: la nada. Así es; semejante lugar se nutre de lo que la desocupada mente de este, su seguro servidor, llega a maquilar, que, en pocas palabras, no es mucho. Esta bitácora electrónica se ha convertido en una especie de catártica demostración de hasta donde nos puede llevar la pretensión de una mente ociosa, a la vez demostrar que mi rumbo está más perdido.

Sin más, dejaremos las cartas de amor y las épicas historias ficticias que aquí se comentan. Porque es menester regalarle dos líneas a la vida política pre electoral del país. Si, quiero subirme al tren del infame apolítico que soy, de aquel que nunca está al pendiente de la vida nacional pero que tiene la indecencia de escribir dos líneas completamente rebuscadas llenas de sinsentido pero que, oh por dios, que bonitas e incomprensibles se leen.

Tanto he estado leyendo de nuestra vieja revolución que frente a nuestros cibernéticos ojos se gesta una bonita primavera mexicana. Pareciera que mi intención de comprender un poco más las transformaciones del país y sus viejos revolucionarios revoltosos y saqueadores han profetizado algo. Mes prolífico, mes poético y revoltoso: mayo.

Siento que estamos viviendo un periodo chantajista y advenedizo en donde tan está de moda vivir en la Colonia Roma como gritar: Peña Nieto asesino, goei. Tan negativo es que el de clase baja quiera parecer al de alta aunque nunca encaje en sus eventos ni en sus principios, como el que de alta quiera sentirse oprimido y que está en contacto con la tierra que lo vio nacer (por mera coincidencia porque siempre se ha sentido europeo). Todos estos días desde el viernes de hace quince días me he estado preguntando: ¿qué encuentra el joven, futuro opresor, patrón y desviador de recursos frente a Hacienda, acomodado, al gritar consignas en desacuerdo con el sistema político y electoral del país, no le está mordiendo un poco la mano a aquella que le da de comer, qué dirán sus padres?

También me pregunto por quien votarán todos aquellos que asistieron a la marcha anti Peñanietista. Seamos sinceros, no hay un candidato viable, no hay un candidato que nos llene el ojo y que nos deje un sabor de boca satisfactorio. La izquierda en México ni siquiera existe y las alternativas no son las suficientes como para gestar un cambio cultural como el que necesitamos. Otras de mis interrogantes son: ¿todos esos no acarreados dejarán de tirar basura en la calle, dejarán de pasarse los semáforos en rojo, cuando salgan esos domingos de ciclismo por la ciudad, respetarán los semáforos peatonales, respetarán la diversidad ideológica y social y dejarán de gritarle nacos o ver de manera despectiva cuando salen de los opulentes centros comerciales que frecuentan?

Después de todo esto... ¿qué? Siento que nos quedaremos como el perro de las dos tortas al final. Como los egipcios, como todos esos movimientos sociales mal organizados y hasta cierto punto sin sentido.

Canción revolucionaria para el momento, disfrute:

If I could change your mind,
I wouldn't save you from the path you wander.
In desperation dreams, any soul can set you free.
And I still hear you scream,
in every breath, in every single motion.
Burning innocence, the fire to set you free.



I'm saying nothing for the good of myself,
but I'm still talking and you're not listening.

martes, 15 de mayo de 2012

 “No, no me arrepiento de nada, lo único que me fastidia es haber nacido, es tan largo, morir, siempre lo he dicho, tan cansado a la larga”

domingo, 13 de mayo de 2012

Si la muerte...

Hoy fui a visitar a mi abuela a su último hogar. Platicamos un poco como en los buenos tiempos y hacía mucho que no nos lo permitíamos. Fue como siempre, en silencio, con los ojos más habladores que nunca y las bocas lo más calladas que se pudiera. Me senté frente al lugar en donde está, pasé la mano por encima del mármol polvoso, me sacudí en el pantalón y leí esas últimas palabras que querían que la acompañaran. Pensé en quien le acompañan ahí dentro: mi bisabuela (que siempre fue una cabrona con el mundo y conmigo un pan de Dios), y mi bisabuelo al que no tuve la suerte de conocer. Mi abuela tampoco fue monedita de oro y mi padre siempre se empecina en hablar mal de ella aún siendo que lo quiso más que a sus propios hijos. Conmigo fue un pan de Dios, pero creo que su cariño llegó más allá que el de un repostero (aunque fuera divino) pudiera dar. Fue como mi madre y yo fui como su hijo. Nunca le dije abuela, siempre mamá. Me enseñó a comer carne en un mundo que dilucidaba vegetarianismo para mi. Me dejaba hacer y deshacer en casa, aunque de sobra sabía que no haría nada. Siempre me aconsejó y siempre me defendió de la tiranía absolutista de mi madre (siempre he tendido a exagerar). Ahora, en silencio, le conté como me siento, no me contestó nada, creo que se ha quedado sin palabras. También le dije lo que pienso hacer y lo mucho que la extraño. La sentí más presente que en estos seis años que no ha estado. Como a ambos nunca nos gustaron las despedidas, y creo que nuestra despedida fue como habríamos querido los dos: de cuento de hadas, me levanté, volví a acariciar el polvoso mármol y le di la espalda. Sentí como meció mi cabello al igual que de pequeño y su beso en la mejilla. Sus manos suaves y rugosas y su pelo siempre cano y corto detrás de mi. Al ir caminando el aire fresco de esta mañana nublada me acarició y me enrojeció las mejillas, me masajeo la garganta y mojo mis ojos. La inmensa soledad del todo me abrumó.

jueves, 10 de mayo de 2012

I'm your man...

If you want a lover 
I'll do anything you ask me to 
And if you want another kind of love 
I'll wear a mask for you 
If you want a partner 
Take my hand 
Or if you want to strike me down in anger 
Here I stand 
I'm your man 
If you want a boxer 
I will step into the ring for you 
And if you want a doctor 
I'll examine every inch of you 
If you want a driver 
Climb inside 
Or if you want to take me for a ride 
You know you can 
I'm your man 

Ah, the moon's too bright 
The chain's too tight 
The beast won't go to sleep 
I've been running through these promises to you 
That I made and I could not keep 
Ah but a man never got a woman back 
Not by begging on his knees 
Or I'd crawl to you baby 
And I'd fall at your feet 
And I'd howl at your beauty 
Like a dog in heat 
And I'd claw at your heart 
And I'd tear at your sheet 
I'd say please, please 
I'm your man 

And if you've got to sleep 
A moment on the road 
I will steer for you 
And if you want to work the street alone 
I'll disappear for you 
If you want a father for your child 
Or only want to walk with me a while 
Across the sand 
I'm your man 

martes, 8 de mayo de 2012

Egolatría de calidad...

Una hermosa persona me dijo:
"en serio, que aunque crees que tu vida no tiene razón, haces la vida de los demás mejor, mucho mejor"
Ególatramente me pregunto: ¿y quién chingados va a venir a hacer la mía mejor?
Ya se las respuestas... gracias.

domingo, 6 de mayo de 2012

El mejor regalo...

La vida me ha otorgado once meses cargados de vida. Le agradezco semejante regalo. Te agradezco semejante regalo. Me han, entre ambas, vida y tú, abierto los ojos. Abierto a sensaciones y cosas sepultadas, pasajes, vivencias, caminatas, estremecimientos que pensaba olvidados o carentes de sentido. Once meses que disfrute y que no tengo nada que reprocharles, tal vez, un poco, el que hayan sido tan veloces. Quisiera que esos once meses se hubieran ido tan lento como toda una vida, tan lentos como años viendo la lluvia caer con tus piernas sobre las mías meciéndonos y disfrutando del viento fresco y de las piernas entrelazadas, como nuestras manos, como nuestras vidas.

Al final siempre queda un resquicio de esperanza, de solícita necesidad de sabernos útiles el uno para el otro, de sabernos más amantes, el uno del otro, que nunca. Al final no tengo ninguna queja, tal vez, que el tiempo haya sido tan corto, tan veloz, tan efímero. Quiero dormir y al final suspirar. O tal vez que al verme suspires y haya pasado el tiempo.

Al final siempre queda el océano azul. Me lo debes todavía...


martes, 1 de mayo de 2012

Noche de domingo...



Así me quedé varado el sábado pasado por la noche y llegaste tú, a ofrecerme tu casa, tu cobijo, tu cariño para sortear una noche complicada, una noche llena de variaciones, llena de ti. La noche perfecta para esta canción. Y todavía falta que aprendas a manejar...

Oh little girl...
There is time when i feel
I rather not be
The one behind the wheel...
Come
Pull my strings
Watch me move
I do anything...

PLEASE

Drive... I'm yours to keep!
La nostalgia infinita de los días de puente, de las llamadas no contestadas y las que nunca se hicieron. La nostalgia de la goma de mascar insabora y las piernas largas y los tacones rotos. La nostalgia del contacto telefónico que no existe y que nunca existió. La nostalgia de la canción que jamás supiste cual era y nunca dejó de gustarte. La nostalgia del mensaje nunca recibido y siempre soñado. La nostalgia de la respuesta jamás generada. La nostalgia del final de la película, de la última hoja del libro, de los datos anecdóticos que no te sucedieron a ti pero son tuyos. La nostalgia del último adiós, de la última nota musical, del cierre de la estación. La nostalgia del portazo molesto. La nostalgia de la noche inconclusa. La nostalgia de la amistad terminada sin una despedida. La nostalgia de la vergüenza. La nostalgia de la mirada furibunda, llena de ira contenida. La nostalgia de la sonrisa silenciosa que no es para ti. La nostalgia del tren que nunca abordé. La nostalgia del metro a media noche. La nostalgia de la puta que nunca te conoció. La nostalgia del amigo que te olvidó. La nostalgia del dolor en la espalda. La nostalgia de no dormir bien. La nostalgia del abdomen plano, ahora abultado. La nostalgia de los pies descalzos en el suelo imperfecto. La nostalgia de la vista del hotel. La nostalgia de las fotografías que no tomaste. La nostalgia de una noche imperfecta de una vida imperfecta de un mes más que imperfecto.

martes, 24 de abril de 2012

You could stay here...

Bien podría ser esta la mejor canción del mundo en este momento (y la vida está hecha de momentos)...


viernes, 20 de abril de 2012

Hardware conflict...

I bought a woman-izator
But it seems like it doesn't work
Kiss the chip, no reply
I will set it on standby

Unhumanization
It's a game you've never seen
Install her to my love machine
I control her on my screen

Hardware conflict
Please remove the new body
Network restrict
We're disconnecting your mind

Hardware conflict
Not compatible, I'm sorry
System addict
We're disconnecting your mind...

lunes, 16 de abril de 2012

Natural born killer...

Tengo un chingo de ganas de meterme a un cine porno y desollar a un gato en lo que observo, lascivamente, como el de al lado se la jala intempestivamente y de manera convulsa a su compañero de asiento. Por mientras todos los maullidos serán causa de una vigorosa y bien ponderada erección sobre esa gatita que vende los boletos a la entrada del lugar. En la oscuridad olvidé si era gata o gato, que más da... maúlla como si le estuviera quitando la piel a la que llega a que le de su lechita todas las noches a mi casa...

i am the killer of people 
you loook like a meatball 
i'll throw away your toothpick 
and ask for your giveness 



Uno de esos días de sueño en medio del trabajo...

Un semáforo en rojo me alcanzó sobre Calzada de la Viga y mis ojos se entrecerraban. Entre el cansancio, el calor y el sueño azotador, no resistía más a las luces rojas que me arrullaban como pequeños ángeles que ofrecen sus manos esponjosas como algodón y sus labios jugosos como naranjas recién arrancadas del mejor huerto californiano para el beneplácito de todos mis miembros cansados y poder dormir. Cuando sentí que mi cabeza colgó de mi pescuezo una imagen atronadora me hizo perder el aliento y sentir un pinchazo directito en el culo: estaba justo frente a mi mismo, mirándonos; mi otro yo estaba atravesando por el paso cebra de la mano de mi abuela, misma que acaba de cumplir seis años de muerta. Mi otro yo tenía aproximadamente 14 años por el viejo uniforme a cuadros de la secundaria. Y yo, pues yo ya olvidé cuantos años tengo. Nos miramos firmemente y me guiñó el ojo. Haló a mi abuela y me voltearon a ver.

Yo conducía una flamante limousine de Jaguar, 8.5 mts de largo, 12 cilindros y 24 bocinas distribuidas en todo el ancho y largo del vehículo; doble árbol de levas, celdas solares que tienen la capacidad de recargar un alternador que a través de sus 16 bobinas alimentan el mini bar instalado dentro. Mi sombrerillo que imita a un aviador pero bien puede pasar por el de un chofer de limousine evitaba que mis clientes vieran mis ojos rojos (además mis gafas oscuras oscurecían mi panorama desolador). Así que, para cuando voltearon a verme, mi otro yo, el que soñaba con triunfos, futbol y las nalgas de Winona Ryder, yo, que sueño con triunfos, futbol y las nalgas de Winona Ryder, no nos tomamos en cuenta y no nos percatamos que nos observábamos. Yo, paciente como un caballo salvaje en una jaula del Bosque de Aragón, esperé a que atravesaran hasta la otra banqueta, aún cuando suelo atropellar a las personas que se pasan el semáforo en rojo. Ellos, después de poner el pie sobre la banqueta, mordieron la enorme torta de milanesa que llevaban "made in la Balbuena" y a mi se me antojó tanto que tuve que hacer un alto en el metro Moctezuma para comerme semejante torta y dedicársela a aquella que se encargó de enseñarme el arte de comer tacos de suadero y chuparme enteramente los dedos de las manos.

Something's wrong cause my mind is fading
And everywhere I look there's my mind fading
Temperature's dropping at the rotten oasis
Stealing kisses from the leperous faces...


Got the Devil's haircut in my mind...

martes, 10 de abril de 2012

La invención de la soledad pt. 2

Y un poco de Morfina para el dolor de cabeza... 

Explota, explota, explota gritaban eufóricos. Unos y otros ladraban y aullaban ante la sensación de poder, de ira, de furia; misma que se veía reflejada en los puños apretados y los billetes que volaban por los aires. Yo, sentado en esa vieja silla de madera, respaldo despostillado en una esquina, sólo cerraba los ojos y tragaba el líquido que me era engullido con el embudo grasoso aún de cuando desperdicié más de litro y medio de gasolina por no atinarle y me decía en ese momento "que mal que sea hombre y no le atine" (pero siempre me pedías que no dejara que prendiera la bomba indicando en el tablero la ausencia de gasolina en el depósito y esa vez no te hice caso y tuve que caminar millas y millas buscando una estación abierta y pensaba en el regreso y que volvería y no estarías o estarías con los ojos iracundos y el revolver cargado). Apretaba los ojos y sentía caliente la garganta y mi estómago hincharse y en mi mente sólo podía depositar la imagen de tu silueta recostada en el futón y en esa costosa base de madera importada denosedondechingados que yo dije que era ratán traído en mula desde Chiconcuac. Abría los ojos sólo para asustarme y ver como mi abdomen se inflaba más y sentir el gas romper mi esófago mientras el cabeza de huevo me ladraba apenas a quince centímetros de mi rostro que me permitía oler toda su dentadura y las comidas que guarda aún dentro de su cavidad estomacal. Volvía a cerrar los ojos y ahí estabas tú abriendo y cerrando las piernas esperando que diera la estocada final, la del adiós, la de la invención de la soledad. Cuando dejé de escuchar ladridos y deje de imaginar los puños en el aire abrí los ojos. Pensé que estaría en situación próxima de ser atendido médicamente pero sólo fue un espejismo. Eructé como pocas veces en mi vida y bajé la cerveza. Me levanté de la silla despostillada en una de las esquinas y una de las patas venció ante mis 330 libras de grasa. Todos se acercaban a la mesa a sentarse, globos y billetes en sus manos, eufóricos por la última melodía del conjunto musical. El cabeza de huevo volvió a ladrarme/invitarme a bailar con todo su mal aliento de perro, volví a negarme y me dijo que es por eso que nunca consigo pareja. Por no saber bailar...

Cause you're just like me...
Cause you're just like me...
I know you...



jueves, 5 de abril de 2012

Día 4/Día 5

Cuando el mesero me pidió permiso para servir la leche caliente recargué ligeramente la silla en dos patas y puse mis dos manos entrelazando los dedos detrás de mi cabeza (pensé que si perdía el equilibrio y me iba de espalda, mis manos salvarían mi nuca). Entre mis piernas yacía una botella para la última carta con olor a mar y humedad de la buena. Mientras espumeaba y humeaba mi lechero me detuve a pensar en la ansiedad por esperar a verte a las 5 de la tarde en el malecón, sentía que tenía años sin verte y esos 35 minutos que faltaban para la hora me impacientaba; mis piernas temblaban, mi garganta necesitaba algo ardiente y mis manos sudaban copiosamente.

Cinco minutos antes pagué la cuenta, fui al baño a acicalarme y reparé en mis ojeras, delataban que no he estado durmiendo bien. Tan sólo tenía que atravesar la calle para encontrarme contigo. Tardé más de la cuenta en salir para no llegar antes que tú. Cuando atravesé el portal de salida de la Parroquia todavía no estabas sentada en la banca donde quedamos de vernos. Lamenté y maldije no haber tardado más. Cuando iba a media calle noté tu mirada clavada en mi y me distraje dos segundos. Segundos necesarios para ser arrollado por algún conductor suicida/homicida.

Cuando estuve de frente a ti olisqueaste mi cara y me miraste como si hubiera sido una eternidad la que no nos hubiéramos visto. Mordí ligeramente tu cuello y te erizaste. Apretaste mi espalda y subiste tu nariz por mi cuello hasta el oído, besaste mi mejilla y me soltaste un: te ha crecido el cabello. Mi sonrisa lo dijo todo. Me tomaste de la mano y enfilamos al bar más cercano. Un bar en el que el encargado de la barra no es tu amigo. Un bar en el que nadie te conoce. Un bar en el que nadie nos conoce. Bebimos hasta que nos capturó la noche. Bebimos hasta que nos nombraron débiles. Bebimos hasta que el final nos alcanzó.

Are you sorry that you love me?
Am I sorry I love you too?




martes, 3 de abril de 2012

Día 3

En medio de uno de esos momentos poderosos de introspección un frenón y el chillido de las ruedas contra el pavimento me devolvieron a la realidad. Me encontré virando en un sentido que nunca tomo. Una vereda me sacó y me llevó a lugares poco conocidos, la obscuridad se apoderó de todo y mi visión sólo alcanzaba a dilucidar aquello que los faros permitían. Después de un brusco brinco acompañado de un giro me reincorporé a un camino más o menos decente; empedrado. Ese nuevo camino me condujo hasta un grupo de cazonas sorprendentes, todas ellas llenas de nostalgia y melancolía de cien años atrás. Las farolas que iluminaban el lugar me recordaron a ti, las piedras lastimaron tanto la suspensión como lo habrían hecho con mis pies (en caso de ir descalzo). Disminuí aún más la velocidad al creer reconocer el lugar. Solitario, no escuchaba más que los ladridos de perros, hasta que al fondo alcancé a identificar la silueta de una mujer. Obnubilado, no sabía con certeza que hacía ahí, no me dejé llevar por mis instintos y no aceleré, permití que la silueta diera la vuelta sin ser percibido, entonces aceleré un poco y me detuve en la esquina, la mujer, de apariencia conocida caminaba descalza por entre el empedrado que parecía que apenas y rozaban sus pies las afiladas piedras. Descendí del vehículo y corrí hacia ella, ¿era quién yo creía que era?. Mi zancada no fue lo suficiente para evitar que entrara por ese viejo portal, noté, tal vez por mi delirio o mi carrera, que justo antes de entrar volteó a verme y sonrió un poco.

Cuando alcancé lo que yo creía que era el portal, una pared de tabique rojo me recibió de frente, la golpee, intenté escalarla y nada. Al desistir y darme vuelta desnudez y enojo me comía las entrañas al tiempo que un grupo de personas se burlaba de los remolinos de bello de la cual son presa mis piernas. El aire fresco de una mañana descomunal recorrió mis nalgas y se situó justo en el ombligo. Corrí como en mis mejores sueños en los que lo hago desnudo en medio de un largo pasillo escolar (si, un sueño muy norteamericano) hasta tropezar, caer y despertar a la realidad: mi cigarro estaba a punto de consumirse y la luz verde en combinación del sonido de una bocina me avisaron que era tiempo de despertar. Avancé pensando en el significado de la locura y la incertidumbre, de lo mal que me puedo conducir en algunas ocasiones y de los sueños en medio de calles empedradas y tu silueta.


All around me are familiar faces
Worn out places, worn out faces
Bright and early for their daily races
Going nowhere, going nowhere...



lunes, 2 de abril de 2012

Día 2

Despertar nunca me resultó tan poco complejo, lo difícil se situó en el momento en que mis sandalias no estaban en el mismo lugar y en él estaba una mancha de polvo que corrió cuando vio que, mecanicamente, mi palma del pie se colocaría sobre ella, usurpadora del lugar de aquellas que evitan el frío del suelo en mis pies. Me sorprendió que ese pequeño montón de ollín corriera, bostecé y froté mis ojos para intentar recuperarme del asombro. Busqué ese pequeño montoncillo de polvo con pies pero nunca lo encontré, me miré en el espejo, una arruga más alrededor de mis ojos y esa cana que crece a diario debajo de mis párpados, pensé que faltan tus dedos para jugar con ella y para jurarme que me la quitarás sin dolor para que no me estorbe al conducir.

Camino al trabajo pensé cambiar mi ruta hacia la tuya pero fui consistente con mis ideas. Las vacaciones no han sido mi fuerte desde que fueron robadas de mi vocabulario y de mi diario accionar. Las vacaciones se convirtieron en domingos en ferias y pueblos desconocidos que me hacían sentir como turista en mi propio hogar, mirando tierra que me pertenece y que nunca había pisado, aspirando olores próximos a mi, dueños de mi y yo dueños de ellos que aparecieron cuando jugábamos a no ser de aquí. Nuestras miradas se entrelazaban entre empresas multicolores y helados de sabores.

Pensando en todo lo mal que he hecho me sorprendió un semáforo en rojo y lo odié, esperando el color verde suspiré y recordé cuando deseaba que toda la ciudad fuera un semáforo en rojo para jamás movernos de él. Todo tiene que moverse y este segundo día aún no termina aunque en cierto modo tengo la sensación de que ya ha dado todo de si para mi.

Each day, spend it with me now
All my time, spend it with me now
But each day spend it with me now
All my time, spend it with you now
But out here, no one can here me now
Out hear no one can here me now



domingo, 1 de abril de 2012

Día 1

Podría comenzar a manejar este templo a la catarsis como una bitácora y de ser templo a catarsis, sería un visor y guía del tiempo. Tiempo bien representado por un viejo Dios barbado que en algún momento solía jugar conmigo cuando pequeño, me sentaba a sus piernas y me preguntaba: qué harás cuando pase el tiempo; yo sólo atinaba a contestarle: amar. Fiel a mis principios individuales e infantes continúo amante. Como buen amante del tiempo y de los domingos cuando se van disolviendo a lunes, buen amante de tu mirada llena de coquetería y a la vez de vergüenza. Considero este el día primero, el primero de muchos días que espero se consuman rápidamente, yo, más amante que nunca, miro al tiempo pasar, dar vueltas frente a mi mientras te escribo esto, desespera un poco, jala mi cabello y pisa mis callos que descansan en el suelo frío. Se sienta, me observa inquisitivamente y se da cuenta que estoy haciendo lo que le había dicho, cuando pequeño, que haría: amar.

Con especial dedicatoria, para los domingos, para esta revoltura de emociones, para ti:


Un cuento que me ha puesto a soñar es el mismo que hoy no me permite dormir. Catorce días son los que me separan de la incertidumbre; te espero seguridad del sábado que sabe a domingo, que sabe a vida y huele a coco. Catorce días que me quita el sueño como hoy y que no bastara con escuchar todos los lamentos del mundo hasta que pueda escuchar tu voz. Catorce días que me harán sentir que no te conocí, aunque me se hasta los bellos que nacen en tus pies y mueren en la ingle. Catorce días para dormir y soñar con diez meses incompletos de una vida juntos. Ocho horas y ya extraño tu silencio y tus ronquidos, ocho horas y anhelo tus viejos sueños y tus viejas inseguridades. Catorce días que me saben a dos vidas, vidas incompletas, vidas de las que apenas y recuerdo...

miércoles, 21 de marzo de 2012

Shades of marble...

Somnoliento por el día e insomne por la noche. Me ato a tu recuerdo para no dormir al volante y me ato a tu recuerdo para comenzar a babear la almohada. 

En una noche desesperada de frensí indisoluble tiré la colilla por la ventanilla; el reloj marcaba las 4.56 de la mañana de un ya miércoles, no se de que mes de este año. Al tirarla vi como un halo de luz se formaba en la oscuridad, vi como golpeó algo obscuro y un fuerte olor a perfume se desprendió de él, perfume barato, entre avón y todo esa mezcolanza que se genera en el departamento de perfumería de la tienda departamental de tu preferencia. Después dirigir la mirada al frente, y el incremento de la fragancia, después miro por el retrovisor y una explosión a lo lejos. No puedo evitar el estremecimiento y me encojo de hombros, me voy sobre la banqueta y embarro el cofre sobre un bote de basura. Bajo rápidamente del coche, corro hacia donde sucedió la tragedia, el olor es insoportable: labanda, jazmín, mirra y 25% de alcohol inundan la ciudad (pienso que me gusta más el olor a pollo rostizado). Los peritos y el equipo de investigación judicial y de percances de este género trabajan ya, los bomberos enegrecidos por la ceniza volcánica generada tras el impacto corren gritándome que me haga a un lado. No puedo creer que esa pequeña luciérnaga que salió de mi boca fuera capaz de tanto. Regreso, subo al coche con el cofre abollado y vuelvo a manejar, a lo lejos veo como las sirenas se encienden y vienen sobre mi, acelero y olvido lo que se queda atrás, lo importante es tener los ojos bien abiertos y el corazón desbocado.

domingo, 11 de marzo de 2012

Train Song...



But suddenly now, I know where I belong

Alta marea

Las fotos vivirán en una vieja caja de habanos debajo de algún sobre, el sobre, ese es para cuando me decida a envíartelas.

Las últimas palabras que escribo son frente al mar en un pequeño buque que salé desde este hermoso puerto con destino a algún lugar que llaman "El Paraíso". En El Paraíso sobra el ron y el tabaco y yo voy buscándolo para encontrarme. Compré la cámara desechable como bien me recomendaste, esas últimas imágenes mías también algún día serán tuyas, pero sólo tuyas. Está justo a la mitad el rollo; la mitad en ese lugar que amé siempre con todas las personas que amé, sobre todo una. La otra mitad será para ese futuro y destino inciertos, conmigo, contigo (en mi pensamiento) y toda la tristeza que voy depositando hasta el fondo del mar, como cuando te dije que al morir me tiraras al mar. Algún día esa tristeza y mis cenizas nos volveremos a encontrar.

lunes, 27 de febrero de 2012

El único oso chingón, es el oso Grizzly

Y con respecto a la entrada anterior, si la radio me pone esta canción al azar en un día al azar, la vida cambiaría repentinamente, convirtiéndome en una mejor persona... no no no, en una peor persona. Tal vez asesinaría en el instante o me bajaría y comenzaría a predicar la palabra de... no, eso si será convertirse en alguien muy malo. Tal vez convertiría los sueños en realidad de todas las personas o simplemente hablaría con algún extraño y le contaría su vida a través de lo que me dicen sus pupilas. Pero tal vez esas pupilas me estarían diciendo mi vida, o alguna vida pasada, entonces te extrañaría, como se extraña, justamente, las vidas pasadas y recordaría cuantos cientos de vidas hemos estado juntos y siempre, siempre sonrientes y juguetones, entonces aquel que me habría escuchado en un principio fascinado entraría en colera por el aburrimiento pero mi llanto le calmaría y se perdería como se pierden los que sienten miedo del que tienen frente a él, entregándose por completo, pero como siempre, el que se entrega, da un paso atrás, enjuga las lágrimas, pide perdón y sale por la puerta de atrás, con el telón abierto y el público abucheando. Al abrir la puerta de emergencia, la salida de atrás, estaría alguien esperando por el autógrafo, no el mio, sino el de la estrella principal, siempre interpretada por mi y al verme derrotado se decepcionaría, rompería en mil pedazos la foto, que no es mía y se iría triste a decirle a mamá que le prepare chocolate caliente con galletas con chispas, si, de chocolate.

Lejos de Veracruz

"No se quien dijo que vivimos de un modo parecido a como escuchamos la radio: esperando la siguiente canción, la canción que nos cambie un poco, si no la vida, la mañana."

domingo, 26 de febrero de 2012

Do nothin' till you here from me...

La libreta de los vicios

Las ideas más extravagantes están plasmadas en las últimas hojas de mis viejos cuadernos de educación secundaria. Dejaba que mis manos figuraran las ideas más complicadas, desde un Abigail me gustas y me la jalo pensando en ti, hasta una disertación acerca del sentimiento de derrota (a los 13 años) y la manera en como tenía que sobrellevarla por los siguientes 14 años. Sí, Abigail era una morra que iba un año por encima de mi. Me gustaba y sólo porque me gustaban sus piernas y su mirada adolescente de cógeme, permitía y toleraba su bíblico nombre. Una ocasión me invitó a bailar y yo no sabía bailar. Fui a la chingada fiesta y la muy cabrona fue con su novio. Yo me consolé con las miradas que me tiraba cada que estaba con él. El novio tenía como 40 (así lo veía yo, aunque en realidad tendría como 16) y era todo un dandy en la prepa que estaba apenas a unos pasos de la secundaria. Ya, para no hacer el cuento largo, quedó embarazada al año siguiente y yo caminaba todas las tardes frente a su casa al salir de la secundaria deseando habérmela cogido antes de que ese gañan, sudoroso y horrible, la hubiera preñado... *suspiros adolescentes*

La disertación acerca de la derrota consistía en no más que desaires amorosos y saber como complacer a una chica postpuber, a veces en dejar de ser mediocre. Pensaba que estaba destinado a no saber como congeniar con mujer alguna. Mi educación básica consistió en un régimen militar con puro pequeño culero que tenían dos opciones; una: volverse putos o; dos: masturbarse hasta que se les cayera la verga. Esa educación homosexual/militarizada me dejó con muchas dudas que las materializaba en sudor al hablar con una chica y erecciones múltiples al ver calcetas a la rodilla. Posteriormente cuando crecí y seguí sin saber como entablar conversación alguna sin que mis ojos se fueran a otros "puntos" entendí porque todos los escritores malditos que había leído hasta ese entonces (para sentirme diferente y mamón) eran bebedores empedernidos y buenos amantes de la botella antes que buenos amantes de las mujeres. Ahora entendía de donde salían tanto poema en prosa y tantas alabanzas (al Señor... pero de las piernas).

Es así como me inicié en el vicio, a través de las dudas. De no saber si aceptar una mamadita ingenua de alguien de 11 años por quinientos pesos (tomen en cuenta que mi vejez me da para decir que un boing costaba un peso y una hamburguesa doble carne, cinco) o seguir sin saber domesticar a ese animal salvaje llamado mujer, porque los hombres, mucho más animales (pero ni siquiera salvajes), somos una especie de perro en celo que ladra y brabuconea y tira espuma por la boca, en la jaula y que, cuando nos vemos ante la llama del desencadenamiento, metemos la cola entre las patas y no sabemos que hacer más que dar vueltas en círculos.

Sigo sin decifrar el código secreto, complicado y maravilloso que vive dentro de las cabezas de las mujeres pero, sin lugar a dudas, ésto me ayudará un poco. Comencemos contigo, con mi vicio:


martes, 21 de febrero de 2012

Conviérteme en ese pequeño espiral que da vueltas al ritmo del viento, al ritmo del aire que exhalas por tu boca cuando hablas y respiras al mismo tiempo. No eres tan hombre; puedes respirar, verme, besarme y absorberme en un único movimiento. Deja que el viento nos acaricie desnudos, que juegue con nosotros, que nos erize la piel y nos provoque, si, esa paz, esa insalubre ansiedad, esa necesidad de perdernos en nuestros cuerpos. Olvídate de todo y permite que el viento nos lave. Escucha como el viento sopla.

martes, 14 de febrero de 2012

Tindersticks; My Sister.

She went blind at the age of five. We'd stand at the bedroom window and she'd 
get me to tell her what I saw. I'd describe the houses opposite, the little
patch of grass next to the path, the gate with its rotten hinges forever wedged
open that Dad was always going to fix. She'd stand there quiet for a moment. I
thought she was trying to develop the images in her own head. Then she'd say:

 I can see little twinkly stars,
like Christmas tree lights in faraway windows.
Rings of brightly coloured rocks
floating around orange and mustard planets.
I can see huge tiger striped fishes
chasing tiny blue and yellow dashes,
all tails and fins and bubbles.
I'd look at the grey house opposite, and close the curtains.
She burned down the house when she was ten. I was away camping with the scouts.
The fireman said she'd been smoking in bed - the old story, I thought. The cat
and our mum died in the flames, so Dad took us to stay with our Aunt in the
country. He went back to London to find us a new house. We never saw him again.


lunes, 13 de febrero de 2012

Me gusta el olor de la orina al caer entre los chorros de la regadera y la manera en como se mezclan los aromas con el de la espuma para afeitar.

domingo, 12 de febrero de 2012

Bulleit Bourbon

Desde el porche alcanzó a divisar toda la extensión del terreno. Los 1.2 metros de altura entre la crujiente madera y el piso me permiten ver hasta la orilla, hasta la cerca por donde en este momento el tractor conducido por mi hijo va arando un poco de los últimos tramos de esta fértil tierra que nos pertenece. El viejo espantapájaros que Molly confeccionó se para inerte al lado de las duras puas en las que esa vieja ocasión quedó atorado Maiky, ese viejo ladronzuelo de hortalizas, quien era conocido por robar ganado y prenderle fuego al maíz sólo por diversión personal. Al fondo, donde la tierra se convierte en el cielo y el cielo en nuestro hogar, las nubes se miran amenazadoras; si, se miran entre ellas de una manera que a cualquiera de nosotros, acostumbrados a lidiar con las lluvias y con la falta de ellas, sabemos como es que se miran. La vara de trigo que limpia los espacios entre mis dientes y el comienzo de mis inflamadas encías intenta tranquilizarme. El aguardiente que cargo con mi mano izquierda apaga un poco el fuego de mi temor a que el viento, inflamado, enrojecido, venga y acabe con lo único que tenemos.

Dentro las mujeres cocinan. Maiky (si, mi hermana tiene el mismo nombre de ese viejo ladronzuelo) prepara algo cosmopolita para nosotros, acostumbrados a la comida del campo. Ella viene de visita desde la gran ciudad capital. Le gusta visitarnos dos veces por año, llevarnos novedades y prepararnos alguna suerte culinaria que ha aprendido en sus refinadas degustaciones. Siempre consiente a mis hijos y les trae algunos regalos que seguramente los entretendrá en lo que nos resguardamos en el sótano. Maiky, que es de buen corazón, agita mucho el clima cuando viene. No se si es porque el campo no la quiere o todo lo contrario, el clima se vuelve loco con ella.

Al volver a la realidad caigo en cuenta que mi trago se ha consumido, que el viento es cada vez más fuerte. El tractor se ha quedado inmóvil, el espantapájaros ya no está y el viento comienza a consumir todo, mis hijos están dentro junto a mi mujer y gritan por mi. La agitación del maizal me excita y me exaspera un poco. Siento como mi pecho se eriza y mis venas se saltan. La naturaleza no puede ensañarse de tal manera con una persona, cuando menos hoy no. Disfruto el viento, disfruto la fuerza de la madre naturaleza. Disfruto de tener los pies descalzos, de la madera que cruje debajo de mi, de como el mundo cruje debajo de nosotros intentando comunicarnos algo. Intentando decir que ella es la dueña de todo y nosotros sólo estamos de paso.

Se consumió el Bourbon.

martes, 31 de enero de 2012

Mile End

Hace doce años y 31 días se acabó el milenio. Que distante suena. Ni bailé con Pérez Prado ni Sonia López me cantó al oído. Nunca tuve las piernas de Lilia Prado en mis hombros y jamás encontré los puros Ornelas que mi padre regaló en mi nacimiento.

Me despertaron con base en puntapies. Mi cabeza todavía estaba en su versión más explosiva y las moscas seguían reboloteando alrededor de tu maraña de cabellos. Tenía que levantarme ya, el taxi nos esperaba abajo, apenas me daba cuenta que los excesos de anoche era para despojarnos la culpa, bendita culpa. Revisé mi startac y noté la fatídica fecha: primero de enero de 2000; la hora exacta: 8:58 de la mañana. Apenas habría dormido un par de horas. Me asomé por la ventana para de un chiflido avisar al taxista que esperara cinco minutos más y ante mis ojos estaba lo que todos estaban esperando: Y2K

Me causa asombro recordar que el maravilloso Peasants, Pigs and Astronauts de Kula Shaker sea igualmente de 1999. Desde la primera ocasión que lo escuché sabía que Shower your love sería una oda mágica en el 2011 y así lo fue. Cuando lo compré la portada me impresionó, Mistical Machine Gun hizo de mis tardes sabatinas una especie de idilio amoroso entre ellos, mis ojos clavados en el techo y yo.

Don't hide your pretty face from me
You awoke to the riddle of your life
But no one was there for you...

La noche es tuya, te pertenece. Estas nubes, estas estrellas, la oscuridad, la luna sonriente, el viento gélido que abraza tus muslos, la distancia entre los cerros, el verde oscuro, casi tenebroso, de los árboles y su vaiven es para celebrar que estás aquí, que los observas, que te observan, que disfrutan de tu respiración entrecortada. No habrá un mañana todo es ahora y el sudor contenido por el frío y las manos que se abrazan y las lenguas que juguetean y no quieren separarse es el último gesto de bondad del milenio. Es el regalo que te otorgan al placer de permitirles disfrutarte, de desbocarse ante tu mirada, ante tus movimientos acalambrados y espasmódicos llenos de ansiedad, de sangre galopante como la naturaleza, como tu naturaleza.

Se suponía que la humanidad terminaría en ese año, así como se supone que sucederá en éste. Doce años y 31 días después sigo teniendo ese hormigueo en el estómago. Fue casi adivinatorio cuando, mientras todos cenaban, me metí al baño a revisar que era aquello que me daba comezón en el labio inferior y al revisar encontrar sangre en él, una ligerísima cortada. Hoy por la mañana, después de que anoche dormí pegado a un témpano de hielo, me doy cuenta que esa misma herida sigue ahí.