domingo, 1 de abril de 2012

Un cuento que me ha puesto a soñar es el mismo que hoy no me permite dormir. Catorce días son los que me separan de la incertidumbre; te espero seguridad del sábado que sabe a domingo, que sabe a vida y huele a coco. Catorce días que me quita el sueño como hoy y que no bastara con escuchar todos los lamentos del mundo hasta que pueda escuchar tu voz. Catorce días que me harán sentir que no te conocí, aunque me se hasta los bellos que nacen en tus pies y mueren en la ingle. Catorce días para dormir y soñar con diez meses incompletos de una vida juntos. Ocho horas y ya extraño tu silencio y tus ronquidos, ocho horas y anhelo tus viejos sueños y tus viejas inseguridades. Catorce días que me saben a dos vidas, vidas incompletas, vidas de las que apenas y recuerdo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario