sábado, 26 de mayo de 2012

Pensamientos en modo aleatorio...

Nunca me cayó bien Saramago ni Carlos Fuentes; tampoco leí con voracidad a Paz. García Márquez siempre me pareció demasiado infantil, soso incluso. Cortázar pretencioso igual que Poniatowska (¿está bien escrito?, tengo flojera de gugulearlo). Tampoco soy culto ni mucho menos inteligente como para hacer una tesis del por que, es sólo así, como cuando se te antoja un helado de chongos zamoranos con jarabe de chocolate recubriéndolo en modalidad tres marías (si, como ese paraíso de las quesadillas y los motocicletas próximo a Cuernavaca, Morelos).

Cuando uno está molesto (tan aleatorio como este texto), todos estos escritores, todos tus amigos, hermanos, hermanas y padres se pueden ir a chingar a su madre, incluyendo ex novios y ex novias y ex fajes y ex amantes y ex perros y ex perras y ex primos y ex amigos y los próximos que serán exes también. Pero cuando uno ya despepitó contra todos, y todos están extrañados porque el que nunca explota y todo lo puede explotó, es momento de arrepentirse. Y es que me siento como ese pequeño preso político que no hizo nada más que expresarse pero que por alguna manera preferiría haberse guardado sus palabras y estar en casa tomándose un seis de tecates. Aunque, pensándolo bien, todos aquellos que nos arrepentimos por lo que expresamos somos unos malos ciudadanos. Porque debiera de estar orgulloso de mi mismo y tener el pecho erguido y sentir el viento fresco de un sábado por la mañana y pensar: todo lo que he dicho tiene sentido y estoy parado aquí porque aquí es donde debo de estar. ¿Será acaso que no estoy hecho para formular discursos subversivos y menos para encarar al adversario...? ¿Será que estoy hecho para ser doblegado ante la adversidad y poner la cabeza gacha mientras la vida pasa...? ¿Será que estoy hecho para no reclamar y permitir que el adversario me pisotee y me pase de pendejo...?

Espero que algún día, tantos pensamientos aleatorios, me lleven a la respuesta correcta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario