viernes, 25 de mayo de 2012

Un viernes...

Un viernes por la noche descubrí el significado de la palabra sensación. Un viernes comenzó la revolución. Un viernes jugué a ser hombre. Un viernes descubrí de lo que somos capaces. Un viernes mi corazón se agitó y se desbocó, de tal manera, que se fue a vivir fuera de mi. Un viernes te descubrí; tus piernas, tu cuerpo, tus besos... Tu alma. Un viernes me renové; justo antes de morir. Un viernes sentí que la noche era mía y que el cielo era poco y que el tiempo era nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario