jueves, 21 de junio de 2012

Lejos de Veracruz VI

(O... you scare me to death...)
- ¿A qué me condenas? -pregunto temeroso- ¿Se puede saber a qué me condenas?
- A tener insomnio y escribir sin descanso alguno. A eso te condeno.
Doy un grito de horror.
-¿Por qué le mataste? -me pregunta con voz muy firme.
No respondo.
Entonces insiste, repite la pregunta:
-¿Por qué mataste a Dios?
-Lo maté porque era de Badajoz.
Y añado, sonriendo de una manera infinitamente seria, evocando antiguas alegrías secretas de Moctezuma:
-Es que soy de Veracruz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario