domingo, 30 de septiembre de 2012

La nostalgia del estómago vacío.

Me siento lleno de nostalgia; las cantinas están vacías, mi rodilla duele y mi estómago tiene un hueco circular. No tengo ganas de hacer nada y este fin de semana se ha convertido en un pequeño apocalipsis personal que quisiera derretir como la mantequilla en la sartén previo a preparar hot cakes.

No quiero amanecer y pensar que mañana es lunes y que todo vuelve a la normalidad porque no me gusta mi normalidad. Me gustan esos sobresaltos a tu lado, esos brincos en la lluvia y esas noches frías llenas de locura. Estoy perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario