jueves, 20 de diciembre de 2012

Debajo de la rueda...

Me da miedo quedarme dormido. La última ocasión que le escribí a los sueños era cuando nos llevábamos bien, que de eso ya tiene mucho. Para mi el sueño y la nostalgia son como mis mejores amigos: me dejan de ver mucho tiempo pero cuando regresan es como si nunca nos hubiéramos dejado de ver. Pero a veces vienen con las verdades absolutas; con toda la sinceridad, de esa que no peca pero mata.

El sueño comienza a apoderarse de mi, lentamente, y no quiero cerrar los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario